Volver a QUIÉNES SOMOS

Historia

Las Colonias Históricas tienen una importancia social y urbanística en muchos distritos de Madrid. Sin embargo, es en nuestro distrito donde se conservan la mayoría de ellas. Habiéndose convertido a día de hoy en un símbolo inapelable del actual distrito de Chamartín.

Desde finales del siglo XIX algunas zonas del término municipal de Chamartín de la Rosa se empezaron a habitar con colonias de casas baratas y de cooperativas profesionales.

Durante las décadas de 1920 y 1930 la actividad urbanizadora se desarrolló sobre todo en los barrios obreros de Castillejos, Huerta del Obispo, Pinos, La Ventilla y Almenara. Con el acicate que supuso la legislación para la construcción de casas baratas y residenciales se asistiría a la colonización de otras zonas del municipio (entonces Chamartín de la Rosa).

La colonia obrera fue declarada ilegal en 1939, la dictadura la incautó y pasó a ser propiedad del Instituto Nacional de la Vivienda. En los años 60 y 70 un colectivo de mujeres animaron al resto de vecinos y vecinas para que la colonia volviera a su entidad social y educacional.

Las Colonias Históricas en Chamartín a lo largo de su historia se han convertido en algo más que viviendas, son un símbolo de convivencia; pequeños pueblecitos que resisten en medio de la capitalidad de Madrid, la especulación urbanística y la deshumanización. Son bloques antiguos de viviendas caracterizados por su particular arquitectura, por su tradición vecinal y familiar, y por su lucha social.